Cómo diseñar un Roll Up de manera correcta

El Expositor Roll Up es un dispositivo publicitario gráfico consistente en una pancarta que como su término en inglés indica, se enrolla y desenrolla de un modo muy sencillo y se sostiene de modo vertical sobre un soporte cómodo de metal. Es efectivo, fácil de transportar por su capacidad de enrollarse y con ello, una opción muy en boga en el mundo del marketing actual, y se debe utilizar para ferias comerciales, convenciones o congresos, puntos de venta o inauguraciones. Existen diferentes medidas y la lona que nos muestra en vertical la imagen publicitaria se puede sustituir sin problema y sin necesidad de comprar otro dispositivo nuevo, pero como todo invento maravilloso requiere sus pasos. ¿Cómo se debería diseñar un roll-up? Aquí están los pasos y consejos más importantes para ello:

Para empezar hay que tener en cuenta la resolución de las imágenes y del logo que se vayan a imprimir, es imprescindible, y realizarlo en un formato vectorial para adaptarlo a cualquier tamaño y que no se vea con baja calidad. Después de obtener los materiales para el dispositivo portátil y tu diseño en mente, hay que trabajar sobre una plantilla y adaptarla al tamaño vertical del roll-up.

Deben respetarse los márgenes del encuadre, esto quiere decir que el texto no puede quedar pegado a los bordes de la lona, a unos 4 centímetros de la línea de corte, esto no es necesario para las imágenes que se coloquen como fondo, que no necesitan borde blanco. Por otro lado, hay que tener en cuenta también el margen inferior debido a la estructura de la lona, en los 10 centímetros de la parte inferior no se recomienda colocar logos o texto porque de ser así no podrían ser visualizados y se perdería el objetivo del dispositivo.

En cuanto al tamaño del diseño, los modelos más comunes para los roll-up son de 200×85 cm y 200×100 cm aunque también existen de menor medida. Lo que importa es que hay que añadirle al archivo entre 2 y 5 centímetros más de altura y 2 cm de anchura, por el margen de seguridad.

En cuanto a calidad para la impresión, se recomienda una resolución de 150ppp (píxeles por pulgada) en modelo de color CMYK, ya que en modelo de color RGB podría no coincidir el color de la pantalla con el color una vez imprimido.

El formato de archivo más claro en caso de imagen, sería por un lado el jpg sin compresión ya que podría perder nitidez, o tiff, tamaño de escala 1/1. Mas si es posible elegir, se recomienda elegir en formato pdf de manera ideal, siempre teniendo en cuenta que no se deben comprimir las imágenes ni aumentarlas de un modo exagerado ya que se pierde su calidad.

Algunos consejos para mejorar el diseño del roll up de manera estética podrían ser los siguientes:

– Colocar el logotipo en la parte superior y su mensaje central, para captar la atención del espectador.

– Utilizar imágenes que no provengan de sitios web, ya que su modelo de color es RGB y además de baja resolución.

– Estructura el mensaje de manera concisa y espaciosa, llamativa a los ojos, teniendo en cuenta el idioma que se usa y cómo suele funcionar mejor a la vista, y también jugando con los colores de la empresa, siempre de manera coherente y armónica para una lectura fácil. Ni hacer un mensaje minimalista en exceso ni demasiado recargado, un término medio que consiga captar la atención. Evita mezclar colores que se asemejen porque dificultaría la lectura.

– Por último, establece datos de contacto en el roll-up, ya sea electrónico o teléfono o redes sociales, en la parte inferior del mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *